lunes, 9 de enero de 2017

Nuevo año, nuevos proyectos, y mi palabra para 2017

Aunque ya estamos en el día 9 de 2017, quiero darle a este nuevo año la bienvenida oficial en mi blog, y por varias razones. La primera de ellas, el día 12 de enero celebraré 6 años de haberle dicho sí a Dios y comenzado esta trayectoria. A decir verdad, cuando empecé no sabía que llegaría hasta aquí, ni siquiera sabía muy bien lo que estaba haciendo, pero sí tenía la certeza de que no era mi idea, sino la de Dios y, por tanto, él tendría que guiarme.


Durante este tiempo he aprendido muchas lecciones, y otras tantas todavía quedan por delante. ¿Lo más importante? Entender cómo puedo sumarme a los planes del Señor con los dones que él decidió entregarme. No quiero que esto suene arrogante, lo que quiero decir es que en el gran proyecto de Dios cada uno de nosotros juega un papel que él nos ha designado, y cuando descubrimos ese papel, experimentamos eso que la gente llama “sentirse realizado”.

Por supuesto, escribir un blog o dar conferencias no es lo único que hago ni la única responsabilidad que Dios me ha dado, hay muchas otras, y en cada una de ellas estoy llamada a servirle con igual entrega y rendición.

Lo que comenzó hace 6 años como un blog se ha convertido en un ministerio, y nunca imaginé lo que Dios podría hacer con unas cuantas palabras y este medio maravilloso que se llama Internet. ¿Publicar libros? Quizá en algún momento lo soñé, pero hasta ahí. Jamás pensé que sería una realidad. Pero Dios… ¡sus pensamientos son más altos que los nuestros, siempre!

Llegar a la vida de otras mujeres para hablarles del diseño divino mediante un mensaje digital, o en persona, lo considero un gran privilegio y responsabilidad. ¡Y le pido al Señor que nunca lo tome a la ligera! Gracias a cada una de ustedes por su apoyo, sus oraciones, sus comentarios, sus palabras de ánimo y exhortación. ¡A Dios sea toda la gloria!

Y si llevas un tiempo siguiendo este blog, ya sabes que cuando comienza un nuevo año no hago una lista de metas, sino que oro y le pido a Dios que me dé una palabra que sirva como especie de brújula y alrededor de esta giren los propósitos que él quiera que yo me trace. Así mismo también le pido que me muestre qué pasaje bíblico usar como lema para mi vida en dicho año. Ya tengo los de 2017 y como en años anteriores, quiero compartirlos contigo. De paso te animo a probar este método. Tal vez ya te has cansado de hacer listas y listas que siempre quedan a medias o que son demasiado amplias o poco realistas. Escoger una palabra no es una cuestión de “magia” ni tiene un efecto “sobrenatural”, simplemente, como ya dije, nos ayuda a enfocarnos, y si lo hacemos en oración, estoy segura de que Dios en su momento nos revelará por qué esa palabra, o ese versículo.

Mi palabra para 2017 es “transformada”, y tengo varias razones que poco a poco conocerás. El versículo que será mi lema para este año está en Efesios 4:23: “En cambio, dejen que el Espíritu les renueve los pensamientos y las actitudes”. Mi oración es que en 2017 el Señor haga una obra renovadora en mi vida, que transforme todo lo que él sabe que necesita ser cambiado para hacerme más semejante a Cristo, y así, vivir cada vez más en su diseño, servirle mejor, ser de bendición a mi familia y a todos los que me rodean.

¿Tienes una palabra para 2017, un texto bíblico? ¡Me encantaría conocerlo! Así que te animo a compartirlo en los comentarios.

En cuanto a los proyectos del blog, he decidido comenzar un estudio del evangelio de Marcos, vamos a aprender a caminar como lo haría Jesús. ¿Por qué Marcos? Eso te lo explico en el primer artículo de la serie, comenzando el viernes, pero te invito a participar. Sé que Dios tiene mucho que enseñarnos y que podremos poner en práctica juntas. Hay otros proyectos más, pero vayamos por partes. 

Muchas bendiciones para ti en la nueva semana que comienza. ¡Vivamos 2017 como Dios lo diseñó! 

Wendy

Acabas de leer "Nuevo año, nuevos proyectos, y mi palabra para 2017", ¡te invito a dejar tu comentario!   


1 comentario :

  1. Tengo una palabra, pero no el versículo. En el 2016 fue emprender y en el.2017 bendición. Este año recibiré la bendición de lo que emprendí el pasado; y a orar por el versículo pq no lo había pensado pero leyendo el Blog se que tener una palabra directa me ayudara a mi propósitos. Gracias Wendy

    ResponderEliminar