Entradas

Mostrando entradas de agosto, 2017

Amigas intencionales

Imagen
Dice la Real Academia Española que intencional es sinónimo de deliberado, algo que se hace a propósito. Y quizá, luego de leer el título de este artículo, te preguntes qué tiene que ver todo eso con la amistad. ¡Mucho!

Hace un tiempo he descubierto que dada la naturaleza de los tiempos que vivimos: largas distancias, muchas ocupaciones y responsabilidades, las amistades sin querer se descuidan o quedan completamente abandonadas. Incluso he escuchado a algunos decir que "no hay tiempo para eso".


Es ahí donde entra la palabra intencional. Las amistades, si queremos que sean profundas y de calidad, necesitan que les dediquemos tiempo; que a propósito busquemos el espacio para compartir y conectarnos a un nivel más allá del mensaje de texto o la llamada telefónica ocasional.

Tengo una amiga que me ha enseñado mucho al respecto. Quizá porque es life coach (mentora personal) o porque simplemente le apasiona todo lo relacionado con cultivar amistades. Vivimos a 42 millas de distanc…

Una palabra de esperanza

Imagen
Hay situaciones de la vida que nos llevan a pensar: ¿hasta cuándo, Dios? ¿Cuánto más tengo que esperar? ¿Cuándo saldré de este hoyo? Parece que así se sentía el autor de Salmos 119 cuando escribió: “Estoy agotado de tanto esperar a que me rescates pero he puesto mi esperanza en tu palabra. Mis ojos se esfuerzan por ver cumplidas tus promesas, ¿cuándo me consolarás?”  (vv. 81 y 82).  La clave está en la frase que está negritas: a pesar de su cansancio y angustia, tenía esperanza en la palabra dada por Dios. 


Lee los versículos que siguen: Tu eterna palabra, oh Señor, se mantiene firme en el cielo. Tu fidelidad se extiende a cada generación, y perdura igual que la tierra que creaste. Tus ordenanzas siguen siendo verdad hasta el día de hoy, porque todo está al servicio de tus planes. Si tus enseñanzas no me hubieran sostenido con alegría, ya habría muerto en mi sufrimiento. Jamás olvidaré tus mandamientos, pues por medio de ellos me diste vida.
Cuando las circunstancias que vivimos no son …

Mamá, el tiempo pasará más rápido de lo que crees

Imagen
Escribí el artículo que aparece debajo hace 5 años, cuando mi hija mayor terminaba tercer grado y el varón, pre-kínder. Hace unos días ella comenzó la secundaria (High School) y él su último año en la escuela primaria. Cada vez que lo pienso se me hace un nudo en la garganta. 
Cada día que pasa me convenzo más de la importancia de vivir en el presente y hacer que cada día cuente, con sabiduría. Y disfrutar lo que Dios nos ha dado. Por eso, si eres mamá, y sobre todo de niños pequeños, quiero compartir estas palabras contigo. Oro para que encuentren un camino a tu corazón y Dios la use allí.   ❃❃❃

Me parece mentira, otra vez. Ya terminó el curso escolar. Fue un curso de “primeros”. Mi hijo menor, mi bebé, tuvo su primer año en la escuela. Mi hija mayor, la primogénita, tuvo su primer examen de FCAT (si no vives en Florida, quizá ni tengas idea, pero de este examen depende en gran medida el pasar de un grado a otro en el sistema escolar del estado).  Ambos fueron un éxito y toda la gloria …

De vuelta a la escuela, ¡oremos por nuestros hijos!

Imagen
Los últimos días del verano siempre me ponen un poco melancólica. Y no es por cuestiones climáticas, no es que me entristezca la llegada del invierno porque en realidad, donde yo vivo el invierno ya casi es un fenómeno atmosférico y no una estación. 
No, lo que pasa es que mis hijos regresan a la escuela y se nos terminan los días lentos, sin tener que andar corriendo de un lado a otro, sin presiones. Se nos terminan los días de desayunos tarde y almuerzos juntos.  La vida regresa a la rutina del curso escolar.

Sí, es verdad, ahora quizá no tenga tantas interrupciones mientras escribo o trabajo, pero aun así los  extraño. No sé si te pase lo mismo a ti.
La realidad es que la vida es así, un ciclo, y tenemos siempre que disfrutar cada etapa. Y por eso hoy quiero compartir contigo cinco verdades que debemos afirmar en nuestras mentes, y cinco pasajes bíblicos relacionados con ellas y con los que podemos orar ahora que nuestros hijos regresan a la escuela, al menos acá en los Estados Unido…

Para cuando nos quedamos sin respuestas y no sabemos qué decir

Imagen
Hace tiempo entendí que no puedo tratar de explicar lo inexplicable, ni dar respuestas que no tengo.
Unos años atrás, el día en que celebraba  mi cumpleaños, en otro lugar de los Estados Unidos una familia muy querida para el pueblo cristiano perdía a su hijo…tras un suicidio. Cuando leí la noticia no pude evitar pensar cómo un día puede ser de mucha alegría para algunos y de tanta tristeza y dolor para otros.
¿Sabes? A veces no queremos hablar del tema y otras veces le presentamos a la gente un evangelio demasiado fácil y abaratado donde todo será perfecto, carente de dolor, sin enfermedades ni necesidades.
Pero todas esas cosas son parte del paquete al que llamamos VIDA. Sí, vida en un planeta que clama de dolor porque el pecado cada vez expande más sus garras. Jesús lo sabía. Trató de explicarlo a sus discípulos para que estuvieran preparados. “Aquí en el mundo tendrán muchas pruebas y tristezas; pero anímense, porque yo he vencido al mundo”, (Juan 16:33). Ellos también estuvieron c…

La leche, la Palabra y yo

Imagen
Estoy convencida de que en mi familia hay algún gen que codifica "no gusto por la leche". Mi abuela me cuenta que mi mamá, cuando ya era más grande, la botaba por el tragante del agua. Para mí ha sido siempre como una medicina, tomarla de una vez y sin parar. Y en el caso de mis hijos es medio parecido. 

Cuando mi hija era bebé tomaba mucha leche, pero en cuanto dejó el biberón, perdió su interés en ella. Con el varón ni con biberón ni sin biberón. La leche nunca ha figurado entre sus alimentos predilectos. Sin embargo, hay una leche en particular que le gustaba mucho cuando era bebé, y al abrir sus ojos por la mañana, lo primero que me decía era: “¿Hay leche de ositos?” No, no toma leche de osa, es una leche que en el envase tiene dibujado un osito de peluche.



Todo esto vino a mi mente un día hace años cuando leía un pasaje de la primera carta de Pedro y que dice así: 
“…deseen con ansias la leche pura de la palabra, como niños recién nacidos. Así, por medio de ella, crecerán…

Cuando las cosas no salen como habíamos pensado

Imagen
Llegué a la casa luego de un largo día, en zapatos altos. Si estás leyendo esto y no eres mujer, o nunca te has pasado un día entero con zapatos altos…es agotador, por no decir más. En fin, tenía hambre pero era tarde y no quería comer mucho, así que decidí prepararme un sándwich sencillo con queso y ponerlo en el horno. 


Di dos o tres vueltas y cuando miré… ¡se estaba quemando! Abrí la puerta del horno y lo saqué lo más rápido que pude, pero el pan ya no tenía su color original, ahora estaba demasiado tostado. Lo miré y luego tomé un cuchillo y empecé a raspar lo quemado. Entonces me vino a la mente cómo a veces la vida se parece a mi sándwich quemado. Hacemos planes, nos ilusionamos…pero las cosas no salen como habíamos pensado. En lugar de un delicioso sándwich de queso al horno, tenemos un pan quemado, con queso demasiado derretido y un sabor no tan agradable.  
Sin embargo, Dios usa todas esas oportunidades para enseñarnos algo, y en este caso ese algo es nuestra actitud. Ante mi s…

Cuando nos atrapa la inseguridad

Imagen
La inseguridad, ¡podríamos llenar páginas, libros, sobre el tema! La inseguridad es el denominador común en gran parte de los problemas que enfrentamos las mujeres, aunque a veces ni cuenta nos damos.
Así que decidí explorar cómo orar con la Biblia cuando la inseguridad nos amenaza y se alza como un gigante burlón e imponente que nos deja paralizadas y nos atrapa.

Pero primero, definamos un poco las cosas. Inseguridad básicamente es no tener clara nuestra identidad, nuestro valor. Inseguridad es dudar de lo que somos porque al medirnos con otros nos parece que siempre nos quedamos por debajo. La inseguridad es aquello que te lleva a no estar satisfecha con lo que eres ni con lo que tienes. Te hace creer que necesitas tener más o ser más y te quita la alegría de disfrutar tu vida y tus bendiciones. La inseguridad incluso te impide tener relaciones saludables.
Y aunque no pretendo decir que con solo una oración podemos vencer este mal tan expandido y profundamente arraigado, sí creo que …