Entradas

Mostrando las entradas de enero, 2018

Una mujer de la Palabra

Imagen
Cuando empezamos a caminar con Dios, la lectura de la Palabra nos resulta maravillosa. Sin embargo, a veces, cuando el tiempo pasa, el encanto un tanto que desaparece. Pensamos que “ya lo leímos antes, ¿qué pudiera ser nuevo?” Se nos olvida que la Biblia no es un libro cualquiera, sino que es Palabra de Dios y por lo tanto, algo vivo que él usa para comunicarse con nosotros, para revelarnos su naturaleza, para penetrar nuestra alma y cambiar el corazón (Hebreos 4:12).


Yo viví una etapa así, cuando me costaba trabajo abrirla. Sí la leía, pero era más bien para marcarlo en mi lista mental y “quedar bien con Dios”. Hasta un día, un día en que hice una oración diferente y le pedí: “Dame pasión por tu Palabra” porque sabía que había mucho más entre esas páginas. Y esa es una oración que Dios contesta afirmativamente porque él quiere que amemos su Palabra, que la guardemos, que la escuchemos, la obedezcamos. Podría citar varios pasajes pero eso haría este artículo mucho más largo. 
Así que de…

La marca de Caín

Imagen
Este año decidí que volvería a leer la Biblia completa, siguiendo el plan que es parte del libro de lecturas diarias que estoy usando (A los pies del Maestro, con extractos de lo mejor de Charles Spurgeon).  El plan comenzó por Mateo y ahora estoy en Génesis.

Fue en uno de los primeros capítulos que me encontré con este versículo que, si estás familiarizada con el texto, de seguro has leído antes: «…Entonces el Señor le puso una marca a Caín como advertencia para cualquiera que intentara matarlo» (Génesis 4:15 NTV, cursivas de la autora). A lo largo de la historia del cristianismo muchos han tratado de explicar cuál fue esa marca. Las posibles respuestas varían mucho, pero son pura especulación porque la Biblia no dice nada al respecto. No obstante, en lo que todos concuerdan es que sin dudas era algo distintivo y que de manera muy clara revelaba el mensaje: “¡Advertencia, intocable! Firmado, Dios”. Por supuesto, esto es dando alas a la imaginación, pero algo así era lo que transmitía …

Pon orden "dentro"

Imagen
Nuestro mundo interior muchas veces parece una de esas gavetas o cajones donde echamos muchas cosas, algunas que sirven, otras que no, y otras con las que realmente no sabemos qué hacer. Creo que esto sucede porque a lo largo de la vida quizá no hemos sido muy selectivas en qué guardar allí o quizá no hemos prestado atención a lo que vamos recogiendo por el camino.
Por eso hoy quiero que hagamos un inventario de esa gaveta, nuestro mundo interior y te daré algunas estrategias para mantener el orden.

¿Cómo vamos llenando la gaveta del mundo interior? Podemos comenzar por lo que vemos y escuchamos. Aquellas cosas a las que dedicamos tiempo y que se van guardando dentro de nosotros: libros, películas, música. ¿Eres selectiva? Yo sé que no vivimos en una burbuja ni nos vamos a mudar a una isla desierta. Eso realmente no cumpliría el objetivo primario para el cual Dios nos tiene aquí: compartir con otros la buena noticia de la salvación en Cristo. Si nos aislamos, ¿a quién se lo vamos a con…

¡Déjalo ir!

Imagen
Hace unos días estuve organizando las gavetas de mi escritorio para comenzar el año un poquito mejor. Por alguna razón el desorden me estresa. Y fue en medio de eso que me encontré una tarjeta con un versículo que anoté hace ya un tiempo, no recuerdo cuándo. Contiene una promesa de Dios del libro de Isaías: «Pero olvida todo eso; no es nada comparado con lo que voy a hacer» (Is 43:18, NTV).

Como Dios siempre es oportuno, me vino a la medida porque justo ese día, y algunos otros también, había estado pensando en el año que terminó, en todo lo bueno que tuvo y en que si 2018 se le compararía. No hay sabiduría en tales pensamientos, como nos lo asevera Eclesiastés: «Nunca preguntes por qué todo tiempo pasado fue mejor. No es de sabios hacer tales preguntas» (Ec 7:10 NVI).
Cuando un año termina es excelente hacer un inventario de las cosas buenas que Dios hizo en nuestra vida, de hecho, lo mejor es ir haciéndolo a diario porque eso enfoca nuestra mente en la gratitud. Pero no es bueno cuando …

Algo que puedes hacer para tener un año diferente

Imagen
Un nuevo año. No sé a ti ¡pero a mí me parece increíble que ya estemos en 2018! En estos últimos días he estado haciendo un inventario de lo que fue 2017 para mí. Cada año que termina nos presenta la oportunidad de dar un vistazo a nuestra vida y ver dónde crecimos, dónde todavía nos queda mucho por andar. ¿Por qué es bueno esto del inventario? Las razones son varias, pero una que creo encabeza la lista es esta: nuestro tiempo en este mundo es corto, realmente muy corto. Y Dios nos llama a aprovechar el tiempo y no desperdiciarlo. De hecho, nuestros días aquí son un regalo que él nos ha hecho y debemos administrarlo bien. "Enséñanos a contar bien nuestros días,
para que nuestro corazón adquiera sabiduría." (Salmos 90:12, NVI) Si hace un tiempo que lees este blog tal vez recuerdes que cada año le pido a Dios una palabra o frase que me sirva de enfoque. Por lo general he visto que esa palabra indica algún aspecto de mi vida en el que todavía queda mucho por hacer. Y claro, junto …