Entradas

Conflictos en el matrimonio

Imagen
Hace muchos años vi una película que llevaba el título "Diferencias irreconciliables". Es la historia de una niña que decide divorciarse de sus padres porque el matrimonio de estos se ha vuelto un desastre y ella en realidad pasa más tiempo con la sirvienta que  con sus propios padres. Así que pide ir a la corte y presentar su caso.


La mayoría de las sentencias de divorcio que se emiten en el siglo XXI llevan escrita esta frase: “Causa: diferencias irreconciliables”. Verdad que los humanos hemos inventado una respuesta para todo, ¿no es cierto?

Mi esposo y yo tenemos casi 24 años de casados, por la gracia de Dios. Si te escribo aquí que han sido 20 años de ensueño, donde nunca hemos tenido un “sí y un no”, me llevaría el premio a la mentira del año. Y de paso te digo que si escuchar eso de labios de otras personas te hace sentir mal o inferior en tu matrimonio, ¡libérate! No existen matrimonios sin diferencias. ¿Por qué? Porque un matrimonio se compone de dos personas completa…

¿Cómo es nuestra casa? (Más allá de las paredes)

Imagen
¡Hay casas de las que nunca quisiéramos irnos cuando las visitamos porque nos sentimos tan bien! No es que los que allí viven sean parte de una familia perfecta, sino que han covertido ese lugar en un remanso de paz. 

Otras, por el contrario, están en la "lista negra" y solo vamos cuando no tenemos otra opción. Estar allí nos recuerda más bien un campo de batalla donde cada quien está en su propio flanco a espera de que se dispare la primera bala para comenzar el combate. 

¿En cuál de los dos grupos estará la nuestra? 
Lamentablemente muchas veces la destrucción de un hogar viene por nuestras propias manos. Y quizá te preguntes cómo es posible. Pues, de muchas maneras, algunas más sutiles que otras. 
Una de ellas es la que describe este pasaje de la Biblia: “Es mejor vivir solo en el desierto que con una esposa que se queja y busca pleitos.” (Proverbios 21:19) Cuando tenemos un espíritu quejoso y buscapleitos estamos dando pie a que nuestro hogar se tambalee. Es muy difícil vivir …

Pasó la espera, el día llegó, ¡a Dios sea la gloria!

Imagen
¿Alguna vez has esperado algo durante mucho tiempo? Pueden ser muchas cosas diferentes pero una de las analogías más fáciles de entender, cuando de esperas se trata, es la llegada de un bebé. Durante nueve largos meses esperamos con ansias. Nuestros cuerpos sufren cambios, experimentamos un montón de emociones y sensaciones antes desconocidas. Y con el paso de cada día aumenta el entusiasmo y la expectación. Hasta que en un abrir y cerrar de ojos… ¡ahí está! El asombro nos embarga y las lágrimas brotan por el gozo increíble de ver una nueva vida, y por ver cómo algo de nosotras está estampado en ella. E imaginamos el futuro, y lo que vendrá y lo que esta personita llegará a ser. Es un sueño hecho realidad.
Hoy un sueño se ha hecho realidad para mí y quiero compartir contigo mi alegría. No, no estoy embarazada nuevamente, pero en cierto modo hoy un «bebé» ve la luz. Ese bebé es un libro. Sí, para los escritores los libros son como hijos que cargamos dentro por mucho tiempo, que nos camb…

¿Cómo me visto?

Imagen
Desde niñas nos atrae todo lo relativo a la moda. Son muy pocas las mujeres que no se interesan en este tema. Si queremos ser mujeres sabias, no podemos pasarlo por alto, porque la sabiduría debe caracterizarnos incluso cuando nos paremos frente al espejo o al armario.


Lamentablemente la cultura postmoderna en la que vivimos nos presenta un concepto de moda y belleza que dista mucho de ser lo que caracteriza a la mujer sabia. No tengo nada en contra del buen vestir. Me gusta. Y como a toda mujer, me interesa lucir bien. De hecho creo que debemos cuidar de nuestra apariencia siempre. Sin embargo, hay una verdad que no vas a encontrar en ninguna de las revistas dedicadas al tema de la moda, la ropa y la belleza femenina. Y esa verdad es esta: La mujer sabia, partiendo de que es una mujer que ama a Dios y tiene una relación personal con él, se viste para darle honor a él y no para hacer voltear los ojos de quienes la vean pasar. La palabra hebrea para dignidad es un término que se transli…