Entradas

Para cuando la carga se hace muy pesada

Imagen
Ana, su nombre pudiera traducirse como gracia o favor, o llena de gracia y favor; otra posibilidad es «el que da». El dilema de esta mujer fue el de muchas otras. Si no estás muy familiarizada con su historia, la puedes encontrar en el capítulo uno de 1 Samuel.

Permíteme preguntarte algo, ¿tienes algún deseo no cumplido en tu corazón?

Ana quería tener hijos, pero su anhelo no se hacía realidad. Y aunque en cualquier siglo esto puede ser causa de tristeza, en su caso era mayor porque el valor de una mujer descansaba grandemente en los hijos que tuviera. Pero quiero invitarte a mirar más allá, porque la vida nos presenta retos diferentes a cada una.
Puede que el tuyo sea similar al de Ana. Tal vez no, tal vez tienes hijos, pero los ves alejarse de Dios. Quizá tu dilema está en la soltería, o en la falta de trabajo. A lo mejor estás luchando porque quieres servir a Dios de una manera en particular, convencida de su llamado, pero las puertas todavía no se abren. Puede que tu desafío esté …

Necesitamos entender la gracia, porque es completamente liberador

Imagen
Gratis. Esa palabra produce normalmente dos reacciones: entusiasmo y sospecha. La primera porque ¿a quién no le gusta recibir algo gratis? La segunda porque por lo general pensamos: ¿cuál es la trampa? En mi país usaban un refrán que decía: “Regalado se murió hace rato”, y eso es lo que casi siempre pensamos cuando alguien nos dice que algo es gratis. ¡No es posible, seguro hay condiciones!
En Efesios 2 Pablo nos presenta una profunda verdad teológica, a la vez sencilla, pero difícil de asimilar para muchos, incluso cuando no se den cuenta. (Te invito a leer Efesios 2:1-10.)
La salvación es completamente gratis. A ti y a mí no nos cuesta nada. Todo le costó a Dios. Sí, hay algo que tenemos que hacer y es recibirla, pero no podemos ganárnosla. Esa es la verdad que encierran los versículos 5 y 8 del segundo capítulo de Efesios, respaldadas por todo el capítulo claro. Para Dios nuestra fecha de nacimiento verdadera es el día que en recibimos este regalo porque antes de eso, ¡estábamos mue…

¿Cómo está tu corazón hoy?

Imagen
Con toda honestidad, ¿cuál sería el regalo, la experiencia, que pudiera hacerte completamente feliz hoy?

Tal vez respondiste con vacaciones en el lugar con que tanto has soñado. Quizá con una casa nueva o remodelada que imite una página de Pinterest. A lo mejor fue un matrimonio ideal. 

¿Te ha pasado alguna vez que luego de unas vacaciones te sientes medio deprimida porque ya se acabó? A mí sí. En mi corazón había gratitud a Dios, pero también un poco de nostalgia. ¿Sabes por qué? Porque las vacaciones, por muy fenomenales que sean, se acaban. ¿Y la decoración de la casa? Aunque hoy esté preciosa, te garantizo que cuando pase un tiempo la vas a querer cambiar, primero porque las mujeres parecemos tener un gen que dice que hay que estar cambiando: de peinado, de zapatos, de color de cabello, de decoración… ¡espero que no de esposo! Y, principalmente, porque la verdadera satisfacción tampoco está en eso.
Ahora, más de 20 siglos después, estas palabras de Jesús a otra mujer, una que también…

Involucrándome en la vida de mi adolescente

Imagen
Recuerdo las muchas ocasiones en que le dije a mi esposo que me aterrorizaba pensar en la adolescencia de nuestros hijos. Yo fantaseaba con pasar de los 12 años a los 20, sin escala. Supongo que en gran parte se debía a las historias que escuchaba y veía a nuestro alrededor. También le puedo sumar mis propios recuerdos y las cosas de aquellos años que hoy, si tuviera la oportunidad, cambiaría. Pero, ya que el tiempo no se detiene y los hijos inevitablemente crecen, ¡llegamos a la adolescencia!



Creo que antes de seguir debo dejar claro algo: todavía estamos viviendo esa etapa. Así que no puedo hablar como alguien que ya se graduó con lauros en la escuela de la crianza de los hijos ni tampoco como el que desaprobó los exámenes. Estoy en el medio del curso y es desde ese lugar que hoy escribo.
Quiero confesarte que, a pesar de los desafíos y de los temores que mencionaba, estoy disfrutando esta temporada en la vida de mi hija. Si tuviera que evaluarlo, diría que me es más fácil ser mamá d…