Entradas

¿Adoración con condiciones?

Imagen
¿Cómo viviríamos nosotros si supiéramos que es nuestra última semana en este hermoso planeta azul al que llamamos Tierra? No importa cuánto avance la ciencia, los médicos pueden dar un pronóstico de vida, pero nada más. Solo Dios sabe la medida de nuestros días. Pero Jesús sí supo que aquella sería su última semana. Una semana que viviría con una mezcla de agonía, propósito, obediencia y amor.

Más de dos mil años después, ahora estamos viviendo esa misma semana en nuestro calendario. Y fue un domingo como el que pasó que el Salvador entró por fin a Jerusalén para cumplir con la misión que lo había traído del cielo perfecto al planeta caído. La voz se corrió por la ciudad y la gente salió a recibir a aquel de quien se decía que hacía milagros tales que hasta resucitaba muertos. Emocionados, esto fue lo que hicieron:
…tomaron ramas de palmera y salieron al camino para recibirlo. Gritaban: «¡Alabado sea Dios! ¡Bendiciones al que viene en el nombre del Señor! ¡Viva el Rey de Israel!». (Juan…

Para ti, que estás a punto de entregarle tu corazón, y mucho más

Imagen
Hoy escribo para ti, que quizá todavía no llegas a los 20, o ya los pasaste, o tienes una hija de esa edad, una sobrina, una amiga, escribo lo que le diría a mi propia hija si estuviera ya ahí. Y todo empezó porque estaba en una tienda y la canción que estaban poniendo me dejó perpleja. Decía así: 

"Yo no quiero que me des tu amor ni una seria relación,
yo no quiero robarte el corazón… tan solo quiero tu calor.
Cuando brille el sol te recordaré si no estás aquí.
Cuando brille el sol olvídate de mí..."



Quizá la has escuchado… a lo mejor hasta la has cantado manejando o en la ducha, ¡quién sabe! Pero quiero pedirte que leas detenidamente lo que dice y luego te hagas una pregunta, con toda honestidad. 
¿Realmente quieres un hombre así, que no te dé una relación seria y que al otro día te diga que te olvides de él, que en realidad no quiere tu amor, tan solo tu calor? 
Yo también tuve tu edad, ¿sabes? Y también escuché canciones parecidas, las canté y en ocasiones ¡hasta me las creí! P…

Ahora que han pasado 24 años...

Imagen
Dice la Real Academia Española que el granito es una roca compacta y dura. Por su naturaleza se utiliza mucho en la construcción de edificios y monumentos. ¿Y por qué estoy hablando de rocas? Bueno, resulta que hoy celebramos nuestro aniversario de casados número 24 y le llaman "bodas de granito". 

Creo que es idónea la clasificación pues, sin ponernos muy técnicos, muchos geólogos concluyen que los magmas graníticos se forman por el derretimiento parcial de rocas de la corteza profunda a temperaturas muy altas. Un matrimonio también se solidifica con el tiempo y bajo las "altas temperaturas" de la vida. 


Hace 5 aniversarios escribí esta carta que quisiera poder enviar en el tiempo a la Wendy de aquella tarde de abril de 1995. Hoy la estuve revisando y, si me permites, quiero compartirla contigo. 

Éramos muy jóvenes. No estábamos completamente conscientes de que todo cambiaría a partir de aquel “sí”, pero de algo sí estoy segura, éramos felices y sabíamos que Dios nos…

¿Color de rosa?

Imagen
Vivimos en un mundo de resultados. Todo se mide por los resultados. Desde las notas de un niño en la escuela primaria, hasta el desempeño de un alto ejecutivo. Todos esperamos resultados en base a las acciones, y siempre esperamos que sean “justos”. Es decir, a un buen trabajo, un buen resultado, una buena recompensa. Pero, lamentablemente, tal vez sin darnos cuenta, esta misma manera de pensar la trasladamos a todo, incluyendo nuestra relación con Dios.


¿Alguna vez te has preguntado por qué si amas a Dios, si tratas de agradarle en todo, tu vida no es lo que anhelaste? ¿Por qué no es color de rosa?  ¿Por qué aparentemente las de otros que no son "tan buenos" parecen ir sobre ruedas? 

Bueno, yo sí me hice esa pregunta unas cuantas veces. Y para serte honesta, en el fondo de mi corazón trataba de luchar con Dios y de entender lo que para mí parecía injusto y desequilibrado. Algo así como cuando los niños nos dicen: “¡Eso no es justo!” Y la razón de la injusticia es, por ejemplo…