Entradas

Nueva enseñanza en video: Emociones en tiempos de cuarentena

Imagen
Hola, mi querida amiga. Sin dudas estamos viviendo tiempos difíciles y complicados a nivel mundial. Ya no se trata de un solo país o continente, este virus se ha expandido de tal manera que ahora es una pandemia. En muchos lugares, como en mi ciudad, estamos todos con orden de permanecer en casa y solo salir para asuntos muy específicos como la compra de alimentos, medicinas, el cuidado de enfermos o para trabajar en caso de los que proveen servicios esenciales. Es muy probable que te encuentres en una situación similar.


Sin embargo, esta situación nos brinda una oportunidad única: tiempo en casa para aprender, leer, y crecer en nuestro conocimiento de Dios y Su Palabra. Así que decidí, ya que no podremos tener eventos en vivo por mucho tiempo, compartir contigo algunas enseñanzas por medio de videos, y hoy te presento la primera. ¿El tema? Una emoción con la que yo he batallado por estos días y tal vez tú también. Pero no nos quedamos ahí sino que la veremos a la luz de la Escritura.

La vida en cuarentena

Imagen
Hace apenas un par de semanas lo que hoy vivimos no pasaba por la mente de nadie en nuestro mundo occidental. Las noticias de lo que ocurría en China eran solo eso, algo que sucedía a miles de kilómetros pero sin afectar a nadie más.


Huelgan las explicaciones, hoy todos estamos viviendo la misma pesadilla, por decirlo de alguna manera. Esta pandemia y sus efectos eran algo que solo habíamos visto en películas, jamás imaginamos que se convertiría en nuestra realidad; pero lo es. Ayer estuve en el supermercado y los anaqueles vacíos, las personas usando máscaras y guantes, la distancia entre unos y otros, los rotos asustados me recordaron que no estaba soñando ni viendo una película futurista. ¡Es real!
Las redes sociales compiten por nuestra atención con noticias que a veces no sabemos si quiera si son ciertas. Muchos proponen supuestos métodos de protección para evitar el contagio. Circulan videos que nos dejan sin palabras. Los gobiernos tratan de encontrar soluciones que disminuyan e…

Coronavirus, malas noticias, ¿cómo reaccionamos?

Imagen
Hace unos años hubo una tragedia en un cine de los Estados Unidos a consecuencia de un tiroteo; algunos muertos y varios heridos, entre ellos niños. Horrible. A los pocos días algo similar ocurre en una escuela. Murieron muchas más personas. 


En aquel entonces mi hija tenía nueve años y en la escuela escuchó algo sobre esas noticias y vino con su carita preocupada a hacerme preguntas. Esas preguntas que nunca quisiéramos escuchar porque nos recuerdan el mundo caído e imperfecto en que vivimos. Nos recuerdan que aunque queramos, nuestros hijos no pueden vivir en una burbuja y están expuestos al pecado y a sus consecuencias.  Preguntas para las que quisiéramos tener respuestas fáciles, pero no es así.
Hoy las noticias son diferentes, las noticias son acerca de un virus que se ha convertido en pandemia y para la cual todavía no hay muchas respuestas. Sin querer minimizar lo que está sucediendo, sí creo que el hecho de tener un acceso inmediato a tanta información ha sido determinante al cr…

De fútbol, espectáculos y corazones

Imagen
No sé mucho de fútbol americano y siempre me ha parecido un deporte demasiado brutal, pero al tener un hijo varón, nacido en Estados Unidos y a quien le encantan los deportes, he visto algunos juegos y he aprendido un poquito.

Como es sabido, el punto culminante de cada temporada es el famoso evento que rodea al último juego. Desde hace varios años he compartido con amigos esta celebración, y también desde hace varios años he notado la podredumbre que cada vez destila más del famoso show del medio tiempo. Este año no fui a la celebración porque estaba realmente cansada y quería reponerme para la semana que comienza y en la cual me espera mucho trabajo y estudio. Tampoco vi el show del medio tiempo, pero no habían pasado unos minutos cuando comencé a ver los comentarios por las redes, por supuesto unos a favor y otros en contra. Así que decidí buscar un resumen del medio tiempo, y los pocos segundos que vi fueron suficientes.
Tal vez debamos citar un viejo refrán, pero voy a darte mi pr…