Entradas

De fútbol, espectáculos y corazones

Imagen
No sé mucho de fútbol americano y siempre me ha parecido un deporte demasiado brutal, pero al tener un hijo varón, nacido en Estados Unidos y a quien le encantan los deportes, he visto algunos juegos y he aprendido un poquito.

Como es sabido, el punto culminante de cada temporada es el famoso evento que rodea al último juego. Desde hace varios años he compartido con amigos esta celebración, y también desde hace varios años he notado la podredumbre que cada vez destila más del famoso show del medio tiempo. Este año no fui a la celebración porque estaba realmente cansada y quería reponerme para la semana que comienza y en la cual me espera mucho trabajo y estudio. Tampoco vi el show del medio tiempo, pero no habían pasado unos minutos cuando comencé a ver los comentarios por las redes, por supuesto unos a favor y otros en contra. Así que decidí buscar un resumen del medio tiempo, y los pocos segundos que vi fueron suficientes.
Tal vez debamos citar un viejo refrán, pero voy a darte mi pr…

Todas necesitamos ayuda

Imagen
Siempre me ha gustado el tema de la organización, pero también puedo confesar que no por ello soy la persona más organizada del mundo. Y creo que con eso nos identificamos la mayoría. La idea de ser más organizadas nos cautiva, el problema es cómo lograrlo. 
El espacio de este artículo, y el hecho de que no soy experta en la materia, limita lo que podemos tratar, pero me encantaría compartir contigo algunas cosas que he aprendido con los años y que pudieran ayudarnos a todas. Sin embargo, antes de seguir, es clave que entendamos algo.  Que seamos más o menos organizadas no nos define como mujeres. ¿Qué quiero decir? Que tú y yo somos más que el nivel de orden que logremos en nuestras casas. Nuestra identidad está en Cristo y en Su obra redentora a nuestro favor, no en lo que tú y yo podamos lograr o hacer dentro de las paredes de una casa o incluso en las de nuestro corazón.  Ahora bien, con esa verdad como fundamento, ¿cómo podemos organizarnos más y mejor, y por qué eso es importante? …

Ahora que llegamos a 2020

Imagen
¿Alguna vez has tenido de esos días que cuando llegas al final dices: «¿y en qué se me fue el tiempo?»? Es muy probable que sí. A todos nos pasa. Cuando somos muy jóvenes pensamos que el tiempo es eterno y que tenemos toda la vida por delante, así que no importa si malgastamos las horas. Luego, con el paso de los años, nos vamos dando cuenta de que la vida no era tan larga como parecía, los días cada vez nos resultan más cortos y por fin entendemos que las horas perdidas nunca regresarán. El tiempo malgastado será eso, malgastado. Sin embargo, Dios quiere que vivamos de manera diferente.



Hace un tiempo meditaba sobre ese tema mientras leía 1 Corintios capítulo 9, específicamente el versículo 26: 

«Por tanto, yo de esta manera corro, no como sin tener meta; de esta manera peleo, no
como dando golpes al aire…» 

Meta, esa fue la palabra que llamó mi atención. Otras versiones la traducen como propósito. Ahora que estamos comenzando un nuevo año de seguro escucharemos a muchos hablar de metas …

Esto es Navidad

Imagen
Mañana será Navidad, el día que hemos designado para conmemorar el nacimiento de Cristo. Sea la fecha que sea, en realidad lo que importa es que estamos celebrando las grandes cosas que Dios ha hecho a través de este evento sin precedentes.

A lo largo de diciembre he estado compartiendo en las redes algunos de los muchos significados de la Navidad, así que decidí agruparlo en esta publicación y que sea una invitación a alabar a Dios y meditar en esta, la celebración que los ángeles anuciaron aquella noche en Belén.


Navidad es esperanza en Cristo. "Y en Su nombre las nacionespondrán su esperanza" (Mateo 12:21).

Navidad es la promesa cumplida "De la descendencia de este, conforme a la promesa, Dios ha dado[a] a Israel un Salvador, Jesús" (Hechos 13:23).

Navidad es reconciliación. "...es decir, que Dios estaba en Cristoreconciliando al mundo con Él mismo, no tomando en cuenta a los hombressus transgresiones, y nos ha encomendado anosotros la palabra de la reconcil…