Entradas

¿Debemos, o no, celebrar la Navidad?

Imagen
Cada año recibo mensajes donde me preguntan si debemos o no celebrar la Navidad. La respuesta pudiera parecer obvia, pero lamentablemente en estos tiempos, para todos no lo es. Y por eso es que comparto nuevamente este artículo.


Una nueva corriente quiere envolver a muchos cristianos e iglesias, y su proclama es ¡no celebrar la Navidad! Los argumentos son muchos, y aunque no entremos en detalles, sí quiero hacerte reflexionar en algo. 


¿Cómo tendríamos hoy salvación si Jesús no hubiera nacido en Belén, si no hubiera ocurrido la primera Navidad? A fin de cuentas, eso es lo que significa la palabra, nacimiento. ¿Realmente importa si fue o no un 25 de diciembre? No creo que el día específico sea lo importante, lo importante es lo que celebramos y darlo a conocer.  
Sí, muchos han comercializado la celebración y han hecho de esta un frenesí de comidas y regalos, ¡pero no podemos dejar que eso nos haga desechar la Navidad!  El mundo también ha comercializado otras fechas como la resurrección …

¿A quién me parezco más?

Imagen
Casi siempre cuando alguien conoce a mis hijos por primera vez me dice: “la niña se parece mucho a su papá, y el varón se parece más a ti”. No obstante, siempre hay quien dice lo contrario.
En mi familia varios me han dicho que camino igual a una de mis bisabuelas, a la que no conocí. Mi esposo, por su parte, camina igualito a su papá.

La realidad es que la genética juega un papel increíble cuando de parecidos se trata. Sin embargo, hay muchas cosas más que influyen en aquello que somos. El ambiente en que crecemos, por ejemplo, juega un papel crucial.
Recuerdo que de niña escuché muchas veces esta frase: “lo malo se aprende rápido” o “los malos hábitos se pegan enseguida”. Y, con el paso de los años, he llegado a la conclusión de que así es. Pero lo opuesto también sucede. Cuando pasamos tiempo con una persona que ríe mucho, el sentido del humor un tanto que se nos despierta. En cambio, si compartimos más con alguien gruñón y enojadizo… ¡ya sabemos la respuesta! No por gusto la Biblia…

Jesús, peregrinos, presidentes, y el "Día de Acción de Gracias"

Imagen
Esta es la semana en que oficialmente celebraremos el “Día de Acción de Gracias” en los Estados Unidos. Una celebración que, aunque históricamente tiene sus orígenes en este país, se ha propagado a otros. ¡Lo cual me parece maravilloso!

Si viajamos un poco en el tiempo encontraremos que desde el comienzo el propósito fue simplemente agradecer a Dios por su bondad y fidelidad luego de una próspera cosecha. Aquellos peregrinos que llegaron a Norteamérica en busca de libertad religiosa reconocieron la mano de Dios y a Él le dieron gloria.

Más adelante en 1789, George Washington, el primer presidente de los Estados Unidos, proclamó lo siguiente:
“Considerando que es deber de todas las naciones reconocer la providencia de Dios Todopoderoso… Ahora, por lo tanto, recomiendo y asigno el jueves 26 de noviembre próximo a ser dedicado por el pueblo de estos Estados al servicio de ese Ser grande y glorioso, que es el Autor benéfico de todo el bien que fue, que es o que será…
Y también para que podamo…

La diferencia en la gratitud

Imagen
En la Biblia “dar gracias” o “acción de gracias” o “gratitud” aparece de varias maneras. En el Antiguo Testamento una de ellas es el término hebreo todah, que puede significar lo siguiente: alabanza, gracias, alabanzas, una extensión de la mano, confesión, adoración, un coro de fieles. Esta palabra la encontramos en pasajes como Salmos 95:2.

«Vengamos ante su presencia con acción de gracias; aclamémosle con salmos».

Otro vocablo se translitera como yadah, y parte de su significado es: alabaré, alabad, alaben, reverenciar, adoración. Uno de los pasajes donde lo encontramos es el siguiente:
«Dad gracias al Señor, invocad su nombre; dad a conocer sus obras entre los pueblos» (1 Crónicas 16:8).
Si te percataste, las dos definiciones encierran la idea de alabar. Dar gracias a Dios es una manera de alabar su nombre.Salmos 100:4-5 nos invita a hacer ambas cosas. Lee conmigo: Entren por sus puertas con acción de gracias; vengan a sus atrios con himnos de alabanza; denle gracias, alaben su nombre.…