Entradas

Cuando una pandemia destruye tus planes y sueños

Imagen
Este iba a ser un año memorable para nuestra familia. Varias celebraciones importantes, entre ellas, nuestro aniversario de bodas número 25. Por casi dos años lo planeamos todo muy bien. Sería un viaje a la ciudad del amor, a la ciudad de los puentes, a una de las maravillas del mundo antiguo, también islas de aguas muy azules y más. Era un sueño que por fin se hacía realidad… ¡o eso pensábamos!


El año asimismo tenía muchos otros planes, como la oportunidad de enseñar la Palabra de Dios en diferentes países, participar en eventos que de seguro serían inolvidables junto a hermanas en la fe y maestros excelentes. Conocer nuevas culturas y lo que Dios está haciendo en ellas.
Y entonces llegó la pandemia del Covid19. Algo que todavía parece más una película que nuestra realidad. Algo de lo que ya casi ni queremos hablar porque nos agota luego de tantos meses en los que el tema ha monopolizado los medios de comunicación, ¡y todas las redes!
Sí, visto de esa manera, la pandemia destruyó much…

Con el corazón estrujado y la mirada más allá del sol

Imagen
Si navegas las redes sociales, es muy probable que hayas visto los innumerables memes acerca de 2020. Algunos aluden de manera chistosa a películas que nos transportan a otros mundos por cuenta de un juego de video, y pareciera que cada mes o semana de este año representa un nivel más complicado del mismo. Otros hacen alusión a portales que se han abierto y que nadie puede cerrar. Y los memes más literarios comparan la realidad que estamos viviendo con una distopía.   

La verdad es que aunque así lo parezca, no es un juego de niveles complicados, ni un portal de ciencia ficción ni una novela de alienación humana futura. Es sencillamente, aunque no por ello simple, la realidad dolorosa, injusta y aplastante de un mundo caído donde nada escapa a la influencia del pecado.
Vivo en los Estados Unidos y, como quizá ya sepas, estamos presenciando días de mucha agitación social. No recuerdo nada igual desde que llegué a este país que tanto amo. El asunto es mucho más complicado de lo que parec…

Si enseñas, escribes, hablas en público, o estás considerándolo

Imagen
Me imagino que si estás leyendo este artículo es porque de alguna manera estás involucrada en algún tipo de ministerio de enseñanza, ya sea en clases, grupos pequeños o ministerios de mujeres. Tal vez escribes en un blog o contribuyes con escritos. Incluso pudiera ser que todavía no hagas ninguna de estas cosas pero las has considerado. Es para ti, y para mí, que escribo este artículo. Para quienes subimos a una plataforma o ponemos nuestra firma en un artículo o libro, quienes nos paramos frente a un grupo o nos sentamos en un salón a enseñar. En realidad el tamaño del auditorio o de la audiencia no importa, porque el corazón es el mismo. 

El año pasado me invitaron a un evento dirigido a mujeres que de una manera u otra sirven en el área de la comunicación. Muchas de ellas escritoras, periodistas, líderes de ministerios femeniles y roles semejantes. Mi intervención era llevar un mensaje de la Escritura pertinente a esa audiencia. Es de ese mensaje que hoy comparto aquí.
Este fue el …

Lo que Dios usó para cambiar mi mente

Imagen
Por años batallé con pensamientos que pudiéramos llamar destructivos, negativos, mentiras del enemigo, tristeza que no podía entender e incluso momentos de depresión. Dicho de manera simple, me resultaba mucho más fácil ver "el vaso medio vacío". Pero, ¿sabes cuál era el mayor problema? Que mi mente estaba enfocada en mí, en mi manera de ver la vida, en mi percepción errada de las cosas porque no las miraba a través del lente de la Palabra de Dios. Una combinación del pecado del egocentrismo y de esa herencia del Edén que por defecto no nos lleva pensar en todo lo justo, lo puro, lo que es de buen nombre, ni lo digno de alabanza, como nos enseña Pablo en Filipenses 4. ¿Cómo cambió eso? Al comenzar a conocer realmente quién es Dios mediante su Palabra. Al dejar de buscar en la Biblia lo que dice Dios de mí y comenzar a conocer lo que dice de Él mismo. ¿Sabes por qué? Porque cuando nos enfocamos en Dios y en Su carácter, todo cambia en nuestra manera de pensar, las mentiras se …