Ocho maneras de orar por tus hijos

El mundo en que estamos viviendo, y el que aguarda a nuestros hijos, asusta y hasta desanima;  y aunque podemos instruirles, enseñarles el buen camino de la Palabra de Dios, predicar con nuestro ejemplo, e incluso llevarlos a la iglesia, al final la decisión de qué rumbo escogerán está en sus manos. 


Sin embargo, como madres, abuelas, tías, {y los padres, abuelos y tíos también}, tenemos la misión de pararnos en la brecha e interceder constantemente por ellos. En los lugares celestes se libra una batalla cada día por las almas de estos niños y jóvenes. Los medios de comunicación los bombardean con todo tipo de ideas y principios que son cualquier cosa menos aquellos que están alineados con la Palabra de Dios. Y el mundo les vende un diseño de vida que dista mucho del diseño original que el Creador, nuestro Señor, tiene para ellos. 

Podemos hasta cierto punto controlar la influencia de estos, pero no podemos meternos debajo de una concha y vivir ahí para siempre. Ellos volarán un día, vivirán su propia vida como nosotros y es por eso que orar  juega un papel crucial, siempre.

Cuando nuestra labor de instructoras y guía termine {al menos en los años en que estén bajo nuestras alas}, la función de intercesoras seguirá. Hoy puedo testificar que las oraciones de mi abuela, mi madre y mis mentores espirituales han sido un baluarte y un escudo para mí. ¡Cuánto lo agradezco!

Por eso desde hace días tengo el deseo de compartir esto contigo. En lugar de temer ante el futuro, en lugar de suspirar por lo “terrible del mundo que les ha tocado”, convirtámonos en guerreras a favor de sus vidas y entendamos que del resto tiene que encargarse Dios. Quiero compartir contigo algunos pasajes que podemos usar al orar por nuestros hijos, por su generación. Puedes añadir otros, por supuesto. Esto es solo un punto de partida. 

Por su salvación

«Por tanto, acerquémonos con confianza al trono de la gracia para que recibamos misericordia, y hallemos gracia para la ayuda oportuna.» (Hebreos 4:16)
«Jesús respondió: En verdad, en verdad te digo que el que no nace de agua y del Espíritu no puede entrar en el reino de Dios.» (Juan 3:5)

Que amen a Dios sobre todas las cosas

«Y Él le dijo: Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente.» (Mateo 22:37)

Por su crecimiento espiritual, para que sus vidas glorifiquen a Dios.

«Por esta razón, también nosotros…  no hemos cesado de orar por vosotros y de rogar que seáis llenos del conocimiento de su voluntad en toda sabiduría y comprensión espiritual, para que andéis como es digno del Señor, agradándole en todo, dando fruto en toda buena obra y creciendo en el conocimiento de Dios.» (Colosenses 1:9-10)

Que amen la Palabra de Dios

«…que desde la niñez has sabido las Sagradas Escrituras, las cuales te pueden dar la sabiduría que lleva a la salvación mediante la fe en Cristo Jesús.» (2 Timoteo 3:15)

Que el plan y propósito de Dios se cumplan en sus vidas.

«El Señor cumplirá su propósito en mí; eterna, oh Señor, es tu misericordia; no abandones las obras de tus manos.» (Salmos 138:8)

Que sean sabios, con la sabiduría de Dios

«Porque el Señor da sabiduría, de su boca vienen el conocimiento y la inteligencia.» (Proverbios 2:6)
 «Pidiendo que el Dios de nuestro Señor Jesucristo, el Padre de gloria, os dé espíritu de sabiduría…» (Efesios 1:17)

Que vivan su juventud para Cristo y sea un buen ejemplo para su generación

«Acuérdate, pues, de tu Creador en los días de tu juventud…» (Eclesiastés 12:1)
«No permitas que nadie menosprecie tu juventud; antes, sé ejemplo de[a] los creyentes en palabra, conducta, amor, fe y pureza.» (1 Timoteo 4:12)

Que honren a Dios con sus cuerpos y huyan de toda inmoralidad sexual.

«Porque esta es la voluntad de Dios: vuestra santificación; es decir, que os abstengáis de inmoralidad sexual.» (1 Tesalonicenses 4:3)

Todavía me queda mucho camino para andar en la tarea de madre pero estoy convencida de que lo mejor que puedo hacer por mis hijos es ser una madre que ora por ellos. Oro para que despierte una generación de madres intercesoras que peleen por las vidas de sus hijos, mujere valientes que no se rinden y que claman aferradas a las promesas de Dios.

Bendiciones en tu semana,

Wendy 

Acabas de leer "Ocho maneras de orar por tus hijos ", ¡te invito a dejar tu comentario!  

Comentarios

  1. Excelente me encantaron los pasajes biblicos ...orar x nuestros hijos es siempre una necesidad ...

    ResponderEliminar
  2. Gracias Dios la Bendiga!!

    ResponderEliminar
  3. Gracias por insiparnos a ser guerreras en oración constante por nuestros hijos y a entender que Dios se encargará de todo en sus vidas, incluso lo que no podemos controlar.

    ResponderEliminar
  4. Gracias Wendy! Orar con la palabra de Dios es garantía de que será recibida con agrado dicha oración pues estamos en su voluntad! Bendiciones!

    ResponderEliminar
  5. Gracias, lindo mensaje para orar por quienes más queremos, nuestros hijos. El tuyo y el mio, pues ambos tienen los mismos derechos. Que el amor que les tenemos no se contamine con nuestra mezquindad humana de impedir el derecho que por justicia les corresponde y que el señor nuestro Dios se encargará con amor que sea cumplido con amor,j usticia y en el más breve plazo. Lo pido en tu amado nombre Jesús. Amén.

    ResponderEliminar
  6. Gracias por compartir mi hermana que Dios la siga Bendiciendo en Sabiduría, salud, éxitos en unión de familia, que este Año Nuevo nos traiga dicha y prosperidad en el nombre de Dios, Amén

    ResponderEliminar

Publicar un comentario