Entradas

Mostrando las entradas de octubre, 2018

¿Y si la vida parece un valle de sombra de muerte?

Imagen
Seguimos avanzando en nuestro estudio del salmo 23. Y hoy nos encontramos con el versículo 4, ese que nos habla del valle sombra de muerte. 


Si alguien conocía bien la sombra de la muerte era David. Sin dudas la debe haber experimentado en los campos, mientras pastoreaba siendo un jovencito, amenazado por fieras depredadoras. Luego la conoció de la mano de Saúl que en más de una ocasión le arrojó su lanza para clavarlo en una pared. Caminó por ese valle cuando murió el primer hijo que tuvo con Bestabé, y también cuando vivió la rebelión y muerte de Absalón (como dije antes, muchos creen que fue en ese momento que escribió el salmo 23).
El valle de sombra de muerte era muy familiar para este rey cantor. Un valle es un lugar bajo, entre montañas, donde no podemos ver lo que se avecina. Cuando estamos en el valle estamos en desventaja. El valle es una metáfora para referirse al lugar donde sentimos desprotección, vulnerabilidad, dolor. El corazón de David había experimentado el tipo de dol…

Cuando necesitas renovación, restauración y un camino

Imagen
Ayer me reuní con una amiga para cenar y celebrar su cumpleaños. Como es de esperar, surgió el tema de la edad y el paso de los años. El reloj del tiempo es indetenible y con esto, por supuesto, vienen las distintas etapas de la vida, cada una con sus desafíos.


Cuando David escribió Salmos 23 de cierta manera también reflexionó en esto.De hecho, muchos creen que lo hizo hacia el final de su vida, quizá durante la rebelión de su hijo Absalón. Mira lo que dice el versículo 3: «Él renueva mis fuerzas.
Me guía por sendas correctas,y así da honra a su nombre.» (NTV)
Él renueva mis fuerzas. ¿Quién? El Señor, el Buen Pastor. Todas necesitamos fuerzas renovadas, porque la vida pesa y produce cansancio, ¿verdad? Si lees los versículos anteriores encontrarás que una de las maneras en que lo hace es llevándonos a Su descanso, Su reposo. Es en la quietud de la presencia de Dios que nuestras fuerzas se renuevan.
En tantas ocasiones me he sentido débil… ¡al punto de querer tirar la toalla ante una u ot…

El descanso que tanto anhelamos

Imagen
La semana pasada compartí algo que habló a mi vida mientras leía el tan conocido Salmo 23, y comenté que tal vez sería buena idea explorarlo completo. ¡Pues me animé a hacerlo! En ese primer artículo hablamos del versículo 1 y hoy hablaremos del versículo 2, porque creo que todas anhelamos un lugar de descanso. “En verdes prados me deja descansar; me conduce junto a arroyos tranquilos” (Salmos 23:2, NTV).
Cuando David escribió este salmo lo hizo desde su corazón de pastor, alguien que conoce muy bien el valor que tiene para la oveja un prado verde y fresco. Es sinónimo de alimento y descanso. Es llegar al lugar donde se renuevan las fuerzas.
Si leíste el artículo de la semana pasada seguro recordarás que Jesús se llamó a sí mismo “el buen pastor”; por tanto, como todo buen pastor, él cuida de sus ovejas y las lleva al mejor lugar, al lugar de reposo. ¿Y sabes a qué lugar nos lleva? ¡A sí mismo! El Buen Pastor nos dice: «Vengan a mí todos los que están cansados y llevan cargas pesadas, …

¿Tengo lo que necesito?

Imagen
Sigo recorriendo la Biblia en un año y he llegado al libro de los Salmos; como dirían algunos, mucha tela por donde cortar. Pero hoy quiero detenerme en un solo versículo, el que da inicio a uno de los salmos más conocidos y repetidos, el número 23.
Cuando lo aprendí, hace ya varios años, lo aprendí en Reina Valera 1960: «Jehová es mi pastor; nada me faltará.»

Luego lo leí en otras versiones. La NVI lo escribe así: «El Señor es mi pastor, nada me falta». En esta ocasión lo leí en la Nueva Traducción Viviente, y esta es su traducción: «El Señor es mi pastor; tengo todo lo que necesito.»
Si eres un poquito observadora notarás que la diferencia principal está en el tiempo verbal, futuro y presente. Y pudiéramos quizá aventurarnos por ese camino y pensar en distintas cosas. Sin embargo, lo que habló a mi vida esta vez fue la simpleza de esa declaración. Vamos a «desmenuzarla».
Quizá te sorprenda si te cuento que en una oportunidad me tocó pastorear ovejas. Estaba en la universidad, y aunque…