2019: Palabra del año

Para aquellos que vivimos el comienzo del siglo 21 nos parece increíble que ya estemos en 2019. El tiempo ha transcurrido demasiado rápido, diría yo, aunque todos sabemos que los días siguen teniendo las mismas 24 horas y los años, los mismos 12 meses. El asunto no está en que eso haya cambiado sino en las tantas cosas que ocupan nuestro tiempo, la velocidad a la que vivimos y el inevitable sentimiento de querer detener el reloj… ¡imposible tarea!


De cualquier manera, ya hoy es 10 de enero de 2019, y en dos días se cumplirán ocho años de haber comenzado este blog. ¡Eso también me resulta increíble! Fue un paso de obediencia, fe y aventura, pero cuánto me alegro de no haber prestado atención a mis propios temores y haberle dicho sí al llamado de Dios.

¿Sabes por qué estoy contándote esto? Bueno, en primer lugar, porque muchas de ustedes me han acompañado por todo ese tiempo, así que ¡mil gracias! Otras se han incorporado después, e igual lo agradezco. Caminar juntas aprendiendo de la Palabra de Dios hace el viaje mucho más agradable.

Por otro lado, si ya llevas un tiempo aquí, sabes que en lugar de hacer una lista de resoluciones para el nuevo año, prefiero orar por una palabra y un versículo que sean como una especie de lema para ese año. A lo largo de esa travesía he visto que Dios usa esa palabra y texto para enseñarme muchas cosas y trabajar en diferentes áreas de mi vida.

Sin embargo, este año por alguna razón, la palabra se demoró mucho en llegar. Durante varios días estuve orando y orando, y escudriñando mi mente y corazón, pero sin un resultado concreto. Hasta que por fin una mañana, sentada en mi sillón favorito, meditando en todo esto, una palabra saltó a mi vista y fue como si encendieran la luz en un salón oscuro. La palabra forma parte de un adorno en una de las paredes de mi casa, la he visto cientos de veces antes pero nunca como ese día. ¿Cuál es? Recuerda.

Y en ese instante un montón de cosas pasaron por mi mente: recuerda quién es Dios, recuerda su Palabra, recuerda lo que ha hecho, recuerda lo que dice que hará, recuerda quién dice su Palabra que son sus hijos, recuerda, recuerda, recuerda…

Entonces comenzó la búsqueda del versículo. Y luego de mucho buscar y meditar también, me quedé con uno que no dice recuerda, sino algo similar:
«Bendice, alma mía, al Señor, y no olvides ninguno de sus beneficios.» Salmos 103:2 

¿Sabes? Cuando pienso en los beneficios de Dios no estoy limitando la respuesta a cosas tangibles sino a todo lo que Él ha hecho por mí, desde la cruz y la resurrección hasta su gracia cotidiana.

De modo que 2019 será para mí el año de «recuerda». El año en que quiero que cada situación me lleve a recordar quién es Dios, y quién soy en Él. El año en que quiero mirar la vida recordando lo que Dios ha hecho porque su fidelidad no cambia, por tanto, la incertidumbre del futuro puede anularse al recordar quién es el Dios en quien hemos creído. Un año para recordar a quién sirvo y por qué lo hago. También un año para recordar su Palabra cada vez que la mente quiera creer alguna mentira o escuchar los engaños de mi corazón. Sí, porque nuestro corazón es engañoso y perverso, no creas nunca la falacia de seguirlo, porque te llevará por caminos muy torcidos.

Así que hoy estoy recordando también cuando comencé a dar pasitos de bebé por el mundo de la blogosfera y ver que los planes de Dios siempre son mejores. ¿Que ha sido todo color de rosa? ¡Para nada! Si tan solo supieras cuántas veces he querido tirar la toalla por frustración o desánimo. Perseverar no es una virtud natural en mí. ¡Pero sí de Cristo! Él perseveró por el gozo puesto delante de Él, y es por eso que nosotros también podemos. ¡Gracias, Señor!

Gracias por estos ocho años, por cada vida que ha sido tocada por ti a través de esta palabra escrita, por todo lo que me has enseñado. Por los momentos de alegría y los de llanto también te doy gracias, porque en los dos tú has estado.

No tengo ni quiero ninguna corona, Jesús. Solo quiero que cada palabra, escrita o hablada, sea siempre para tu gloria y para que cada mujer que las lea o escuche conozca al Dios de la Biblia que nos regala en su Hijo, una vida plena y abundante, y gracias a Él podemos vivirla.

Quiero vivir recordando eso una y otra vez.

Si quisieras orar por mí, te hago esta petición, usando las palabras del apóstol Pablo: «Oren también por mí para que, cuando hable [y escriba], Dios me dé las palabras para dar a conocer con valor el misterio del evangelio» (Efesios 6:19).  ¡Gracias!

Bendiciones en este nuevo año, mi querida lectora. 

Wendy

Acabas de leer "2019: Palabra del año ", ¡te invito a dejar tu comentario!   

Comentarios

  1. DIOS HA SIDO MAS QUE BUENO CON NOSOTRAS Y LO SEGUIRA SIENDO, PORQUE SU FIDELIDAD ES PARA SIEMPRE Y NO ES HOMBRE PARA QUE MIENTA NI HIJO DE HOMBRE PARA QUE SE ARREPIENTA, ALABADO SEA NUESTRO DIOS POR ESA MEDITACION, QUE EL DIOS DE TODA SABIDURIA SIGRA OBRANDO EN TU VIDA, PARA BENDICION DE MUCHAS.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Al Señor por tu ministerio y ejemplo! Con Su mismo Espíritu nos Ayude a Vivir tal y como ÉL lo diseñó, para Glorificarle y en Su Gracia, serle útil

    ResponderEliminar
  3. Muchas bendiciones Wendy y felicidades por estos ocho años en que has sido instrumento para Dios, le doy gracias a Dios por tu vida, porque tus escritos han sido de bendición a mi vida, deseo que sigas tocando los corazones de otras mujeres, un abrazo y ojala algún día puedas venir a Colombia, que este ministerio siga creciendo conforme al plan de Dios.

    ResponderEliminar
  4. Hermoso artículo!....Gracias Amado Dios por Wendy, por estos ocho años que ha compartido tu Palabra a muchas mujeres, hemos sido bendecidas por medio de tu sierva, te pido por ella para que cuando hable y escriba sea Tu Santo Espíritu a través de ella, dále mucho más para bendecir nuestras vidas y recibir estas hermosas enseñanzas para vivir cómo tú lo diseñaste y caminar en nuestro diario vivir a tu manera. Gracias por hablar a mi corazón.

    Gracias querida Wendy, bendiciones para ti también en este nuevo año.

    Te mando un fuerte abrazo en Cristo Jesús!.

    ResponderEliminar
  5. Hola Wendy, tus artículos son una verdadera bendicion para mi, a su vez los comparto con otras mujeres deseosas de crecer en las verdades biblicas y conocer mas de Dios y su persona.
    Acabo de leer " Sea agradecido " y tu palabra para 2019 vuelve a llevarme a lo mismo, "Recuerda, no olvides, valora, está atenta a cada bendicion, cada beneficio, cada oportunidad, cada vez que Dios obró en tu vida, (en mi caso sanando un cáncer de mama)a veces dolorosamente pero transformando y mostrando su incomparable amor y fidelidad . Gracias por recordarmelo, por bendecir mi vida, orare por ti.

    ResponderEliminar
  6. Qué bendición es leerte, sé que el Señor te ha usado como instrumento de cambio en la vida de muchas mujeres. También me da mucho gozo ver como el Señor nos puede hablar la misma palabra a varias personas a la vez, precisamente ese fue el versículo que me dió el día de ayer para dirigir la oración en la iglesia a la que asisto.

    Te mando un saludo y un abrazo desde Houston, tx ��

    ResponderEliminar
  7. Hermoso mensaje, me anima a mi también a vivir recordando de la gracia salvadora de Dios en mi vida y de su gracias cada día. Recordar quien soy en Cristo y cuál es mi esperanza. Orando por ti Wendy.

    ResponderEliminar
  8. Qué hermosa palabra para este año Wendy y que profundo todo lo que has escrito...doy gracias a Dios por tu blog, siempre llevas a tus lectoras a Dios! A conocerlo más y a confiar más en El!! Gracias por tanto!!

    ResponderEliminar
  9. Amada Wendy, alabo a Dios por tu vida ,por tu labor de enseñar de una forma sencilla la Palabra de Dios ,te animo a seguir adelante, trabajando en esa tarea difícil que se te ha encomendado porque significa amor, sacrificio, constancia ,perseverancia , como tu lo dices es esa la carrera de la vida de un seguidor de Cristo, pero puesto los ojos en Jesús el autor y consumador de nuestra fe llegaremos con su ayuda a la meta. Sigue adelante, Ánimo

    ResponderEliminar
  10. Hermoso mensaje mi querida Wendy! yo doy gracias a Dios porque hace 6 años Dios guió mis manos y mis ojos a la computadora y en mi deseo de conocerle más, viviendo en un país que no era el mío, sin amigas y familia, Dios me guió hasta tu blog y desde allí ha sido una hermosa bendición para mi vida, he sido retada, confrontada, alentada y consolada con la palabra a través de tí. Yo oro hoy por tí para que cada palabra que salga de tu boca sea guiada por su Espíritu, que al escribir cada artículo sea de lo que Dios ya ha escrito en tu corazón. Muy bendecido año, con amor, Norita

    ResponderEliminar
  11. Que Dios te siga bendiciendo, hoy, mañana y siempre, que te siga dando fortaleza para seguir adelante con lo que Él te ha encomendado, sabiduria para compartirnos su Palabra, Amén. gracias por toda la enseñanza que nos compartes!!!

    ResponderEliminar
  12. Gracias por esa palabra poderosa ...siempre edifica exhorta y consuela! bendecida!

    ResponderEliminar
  13. Gracias por este mensaje a través de su bog, tengo poco tiempo uniéndome y leyéndolo, pero he estado recibiendo boletines a través de mi correo con el nombre de ¨Con diseño divino¨ y me sirvió de ayuda y reflexión y a la vez de la inquietud de leer mas y por ello me uní al blog.
    Gracias una vez mas por su tiempo y las palabras de ayuda. Bendiciones.

    ResponderEliminar
  14. Es un gozo para mi poder leer tu blog, gracias por compartir lo que el Señor habla a tu corazón. Gracias sean dadas a Dios por cada experiencia vivida y por las cosas nuevas que vendrán. Muchas bendiciones para ti estimada Wendy.

    ResponderEliminar
  15. Dios te Bendiga Wendy. Tus mensaje son de mucha ayuda muy alentadores. Felicitaciones por este Ministerio tan precioso.

    ResponderEliminar
  16. Hola Wendy, gracias solo llevo un par de meses leyendote y voy aprendiendo ....

    ResponderEliminar

Publicar un comentario